|

 

  Educadores y comunidad científica


«Yogananda ocupa una posición privilegiada como intérprete del hinduismo para los estadounidenses. Era altamente respetado, incluso entre los eruditos».

 

Ted Solomon, profesor de Estudios Religiosos en la 
Universidad Estatal de Iowa (retirado) y en la Universidad de Drake

   

«Yogananda fue un profeta y un santo lleno de Dios, un filósofo y un poeta que experimentó multitud de los innumerables aspectos de la Realidad Suprema. […] Un genio único que ha penetrado mucho más allá que la mayoría de los seres humanos en los secretos de la existencia espiritual».

 

Raymond Piper, profesor emérito de Filosofía en la
Universidad de Siracusa (Nueva York)

   

«Yogananda —un ser extraordinario, profundo, dulce, poético, extático y embelesado con la vida cósmica— se ha convertido en una notabilidad que ha transformado el curso de la vida religiosa en Estados Unidos».

 

Dr. Robert S. Ellwood, decano de la Facultad
de Estudios Religiosos en la
Universidad del Sur de California

   

«El regalo de Paramahansa Yogananda al mundo consiste en recordarnos la intimidad que podemos alcanzar con la Divinidad, que procede de la verdadera “unión con Dios”».

 

Dr. Robert J. Wicks, Ph.D., coordinador de los
Programas de postgrado del Consejo Pastoral
de la Universidad de Loyola (Maryland)

   

«Él fue una gran alma que ha dejado un recuerdo y una huella imborrables en la vida cultural de Estados Unidos».

 

Dr. Dagobert Runes, presidente de la
Philosophical Library (Nueva York)

   

«Paramahansa Yogananda trajo a Occidente no sólo la promesa eterna de la India de que es posible lograr la unión con Dios, sino también un método práctico mediante cuya aplicación los buscadores de la Verdad de cualquier origen social pueden acercarse rápidamente a esa meta. El legado espiritual de la India —valorado originalmente en Occidente sólo en el nivel más eminente y abstracto— se encuentra en la actualidad a disposición, como práctica y experiencia, de cuantos anhelan conocer a Dios, no en el más allá, sino en el aquí y ahora. [...] Yogananda ha puesto al alcance de todas las personas los métodos de contemplación más elevados».

 

Dr. Quincy Howe, Jr.,
profesor de Lenguas Antiguas en la
Universidad de Scripps en Claremont (California)

   

«Estamos en el umbral de una era en la que las escrituras de todas las tradiciones se van a convertir en patrimonio de gente perteneciente a diversas tradiciones religiosas de la humanidad, mientras que, en el pasado, eran el tesoro más preciado de una sola tradición, a la manera en que los evangelios pertenecen al cristianismo. A medida que avance la globalización hermenéutica, el número de personas que comente las escrituras de una determinada religión, estando formalmente al margen de ésta, será mayor que el de las personas que lo hagan perteneciendo a ella; ya que, si se hace verdaderamente global el estudio de las religiones del mundo, la cantidad de individuos de cualquier tradición que, desde fuera, hagan suyo un texto sagrado, podría muy bien superar a la de los seres que lo hagan suyo desde dentro. Para mí, Paramahansa Yogananda sobresale como precursor de un futuro semejante».

 

Dr. Arvind Sharma, profesor birks
de Religiones Comparadas en la
Universidad McGill

   

«[Las enseñanzas de Yogananda son] ideales para entrenar y armonizar las naturalezas física, mental y espiritual del hombre.

»A través de sencillos y científicos métodos de concentración y meditación, la mayoría de los complejos problemas de la existencia pueden ser resueltos, y la paz y la buena voluntad pueden reinar sobre la Tierra. La idea [de Yogananda] sobre una verdadera educación está basada en el simple sentido común, libre de todo misticismo y de todo bagaje impracticable; de otro modo, no obtendría mi aprobación. […] auguran un futuro mejor del que cabe concebir con cuanta cosa conozco».

 

Lutero Burbank,
horticultor 

   

«La belleza de su sistema de educación física radica en la armoniosa síntesis de los métodos occidentales y el antiguo sistema del yoga. […] Procuraba para los estudiantes la armonía en el desarrollo del cuerpo, la mente y el alma. Respecto a los estudios académicos, quería que accedieran a los últimos descubrimientos en las diversas áreas del conocimiento: arte, literatura y ciencia. Aunque también en este campo fue pionero: previó la necesidad de una educación orientada hacia el trabajo para que los estudiantes pudieran ser útiles a la comunidad. […]

»Es una lástima que nuestros dirigentes no adoptaran en aquel entonces los ideales de Paramahansa Yogananda respecto a la educación. Después de cincuenta años, los expertos se han dado cuenta ahora de que la educación orientada al empleo y la experiencia en el trabajo son necesarias. […]

»Su concepto de la educación apuntaba a la construcción de un hombre perfecto que, habiendo aprendido a dominar los sentidos, ejemplificara los principios universales de amor, honradez, sinceridad, tolerancia y fe, y fuese capaz de desarrollar fuerza de voluntad, confianza en sí mismo e independencia».

 

Dr. Tara Mukherji, vicerrector de la
Universidad de Bihar (India)

   

«[Paramahansa Yogananda] realizó una obra titánica. Ayudó a numerosos y sinceros buscadores de la verdad a encontrar la oculta Luz interior, a percibir su verdadero Ser, e incluso a convertirse en maestros de sí mismos. Estamos convencidos de que Self-Realization Fellowship continuará llevando a cabo su bendita obra por la afligida humanidad, cada vez en forma más intensa y exitosa».

 

Profesor Vladimir Novicky,
de Praga (Checoslovaquia)

   

«Uno de los rasgos más significativos de nuestro tiempo es el progresivo entendimiento científico de la relación que existe entre la conciencia y la materia. […] Tanto los médicos como sus pacientes están ahora empezando a comprender hasta qué punto la salud y el bienestar de nuestra vida cotidiana dependen del estado de la mente. La creencia de que la condición del cuerpo está determinada solamente por factores físicos está siendo desechada ante investigaciones de vanguardia que documentan, con precisión estadística, el impacto que ejercen la personalidad, las emociones y el estilo de vida sobre el funcionamiento de todo el sistema corporal, desde el corazón hasta el estómago, incluso sobre el sistema inmunológico. Al revelar la interacción entre cuerpo, mente y alma, dichas investigaciones han tenido un profundo impacto en el tratamiento del dolor crónico, y han llevado a una percepción del dolor que muestra el inmenso valor de los principios sobre “el arte de vivir” que enseñó Paramahansa Yogananda hace muchos años.

»A raíz del trabajo de Yogananda, y de otros, ha surgido un renovado interés por la ciencia del yoga, principalmente en Estados Unidos, donde, a través de estudios empíricos, se han examinado minuciosamente varias técnicas yóguicas que han ganado aceptación en la práctica del cuidado de la salud, sobre todo en el campo de la psicología clínica y el tratamiento de pacientes con dolor crónico».

 

Dr. Steven F. Brena, profesor clínico de Medicina de Rehabilitación, Universidad de Emory;
Presidente del Consejo de Administración del Instituto de control del dolor y de rehabilitación de Georgia

   

«La vida y la obra de Paramahansa Yogananda son cautivantes. [Su] fama se esparció como una fragancia […] hacia América y los más remotos horizontes de la tierra. Bajo la bandera de Yogoda Satsanga Society of India/Self-Realization Fellowship, él fundó numerosos centros de meditación en muchos países. Los ashrams, templos y centros de su obra son lugares sagrados para la práctica de la gran ciencia del Yoga, originaria de la India. […]

»En esta era moderna, es maravilloso que, a pesar del materialismo de Occidente, innumerables personas hayan mostrado semejante interés por los logros espirituales de Paramahansa Yogananda, un yogui de Oriente. […] La mística de los grandes santos posee un intenso atractivo y una profunda promesa de esperanza para la agobiada mente humana. Así es como muchos han sido inspirados, de manera similar, por la vida de Paramahansa Yogananda. […]

»Comúnmente se pensaba que la práctica de una ciencia espiritual, tal como Kriya Yoga, se circunscribía a los ascetas recluidos en bosques o cuevas de las montañas. La misión de Paramahansa Yogananda consistió en mostrar que una persona de vida familiar corriente, que viviera en cualquier lugar del mundo, podía recibir y practicar Kriya Yoga con el más alto beneficio espiritual. Él prestó un servicio supremo al género humano».

 

Dr. Ashutosh Das, M. A., Ph. D., D. Litt.,
profesor de la Universidad de Calcuta

   

Ir a la página anterior
2 de 4
Ir a la página siguiente

 

Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.