|

Últimos años y mahasamadhi

Paramahansa Yogananda, «La última sonrisa»; foto tomada aproximadamente una hora antes de su fallecimiento

Paramahansa Yogananda pasó retirado la mayor parte de los últimos años de su vida, trabajando intensamente en completar sus escritos ―entre los que se encontraban los voluminosos comentarios al Bhagavad Guita y a las enseñanzas de Jesucristo en los cuatro Evangelios, respectivamente― y en revisar obras anteriores, como Susurros de la Eternidad y las Lecciones de Self-Realization Fellowship. También trabajó considerablemente con Sri Daya Mata, Mrinalini Mata y unos pocos de sus más cercanos discípulos, dándoles orientaciones espirituales y organizativas que los capacitarían para llevar adelante su obra, extendida por todo el mundo, cuando él se hubiera ido.

Él les dijo:

«Mi cuerpo pasará, pero mi obra perdurará. Y mi espíritu seguirá existiendo. Aun cuando yo ya no esté, trabajaré con ustedes para liberar al mundo con el mensaje de Dios.

»Aquellos que han venido a
Self-Realization Fellowship buscando sinceramente ayuda espiritual, la recibirán de Dios. Bien sea que vengan ahora, mientras todavía estoy en este cuerpo, o después, cuando ya lo haya abandonado, el poder de Dios fluirá igualmente hacia los devotos, a través de la sucesión de Gurús de SRF, y será la causa de su salvación. […] El inmortal Babaji ha prometido velar por el progreso de todos los devotos sinceros de SRF. Lahiri Mahasaya y Sri Yukteswarji, que ya han abandonado su forma física, y yo mismo, aun después de haber abandonado mi cuerpo, protegeremos y guiaremos eternamente a los miembros sinceros de SRF-YSS».

La última foto de Paramahansa YoganandaEl 7 de marzo de 1952, el gran gurú entró en mahasamadhi (el abandono definitivo del cuerpo físico en el momento de la muerte, realizado de forma voluntaria y consciente por un maestro iluminado). Acababa de pronunciar un breve discurso en un banquete que se celebraba en honor del embajador de la India en Estados Unidos, el Dr. Binay R. Sen, en el Hotel Biltmore de Los Ángeles.

Su fallecimiento quedó marcado por un hecho extraordinario. El director del cementerio de Forest Lawn Memorial-Park emitió un documento certificado ante notario, en el que declaraba: «Incluso veinte días después de su fallecimiento, no se apreciaba en su cuerpo desintegración física alguna. Este estado de perfecta conservación de un cuerpo es, hasta donde podemos colegir de acuerdo con los anales del cementerio, un caso sin precedentes. […] El cuerpo de Yogananda se encontraba aparentemente en un estado de extraordinaria inmutabilidad».

Años atrás, el gurú de Paramahansa Yogananda, Swami Sri Yukteswar, se había referido a él como encarnación del amor divino. Más tarde, Rajarsi Janakananda, discípulo y primer sucesor espiritual de Yogananda, le confirió apropiadamente el título de Premavatar o «Encarnación del Amor Divino».

Sello postal en homenaje a Paramahansa Yogananda, emitido por el gobierno de la India

Con ocasión del vigesimoquinto aniversario del mahasamadhi de Paramahansa Yogananda, su trascendental aportación a la elevación espiritual de la humanidad recibió formal reconocimiento por parte del gobierno de la India, que emitió en su honor un sello postal conmemorativo. Conjuntamente con el sello, publicó un folleto rindiéndole homenaje, en parte de cuyo texto se lee:

«En la vida de Paramahansa Yogananda, el ideal de amor a Dios y servicio a la humanidad se manifestó en su plenitud. [...] Aun cuando la mayor parte de su existencia transcurrió fuera de la India, podemos contarle entre nuestros grandes santos. Su obra continúa prosperando y refulgiendo cada vez más, atrayendo hacia la senda espiritual a personas de todas las latitudes».


Ir a la página anterior
7 de 7
 

Leer más sobre Autobiografía de un yogui,
una de las obras clásicas de la literatura espiritual
más aclamadas internacionalmente.

Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.