|

La vida cotidiana en el ashram

«La vocación de monje me ha llevado a entregar por completo mi vida al servicio de Dios y a despertar espiritualmente los corazones por medio de su mensaje. […] La obra organizativa que Dios, mi Gurú y mis Paramgurús han emprendido a través de mí es llevada a cabo por aquellos que han dedicado su vida a los más elevados objetivos de renunciación y amor a Dios».

                                           Paramahansa Yogananda

Unidad en la diversidad

Siguiendo los dos grandes preceptos de Cristo, los miembros monásticos procuran amar a Dios con todo el corazón y al prójimo como a sí mismos, pero no en teoría, sino con un amor que se manifiesta en las relaciones de la vida diaria, pues percibir la imagenMonjas de la Orden saludan a los visitantes de Dios en cada persona les lleva a sentir empatía por las necesidades de los demás, viviéndolas como las suyas propias. «Éramos extraños —dijo en cierta ocasión Paramahansaji—, pero al amar a Dios nos hemos convertido en hermanos».

La Orden monástica de SRF está formada por monjes y monjas de varias razas. Proceden de ámbitos sociales y culturales diversos: no han recibido la misma formación religiosa ni han tenido análogo desarrollo educativo o profesional. Pero todos ellos tienen en común el ardiente deseo de dedicar sus vidas únicamente a Dios.  

A través de la autodisciplina, la introspección, la meditación fervorosa y el servicio realizado con total entrega y amor, el discípulo monástico busca experimentar los más profundos gozos del alma y el amor supremo, que sólo proviene de Dios.

Miembros monásticos imparten las enseñanzas de Paramahansa YoganandaLa vida cotidiana en el ashram

La vida cotidiana del renunciante depende del ashram en el que resida y de la tarea que tenga asignada. Pero, en su rutina diaria, nunca dejan de estar presentes los elementos que Paramahansaji consideraba fundamentales para llevar una vida espiritualmente equilibrada: la meditación y la oración, el servicio, la introspección y el estudio de temas espirituales, el ejercicio físico y el esparcimiento, y un período de soledad y silencio.



Ir a la página anterior

3 de 5
Ir a la página siguiente
Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.