|

JesucristoJesucristo

Uno de los objetivos fundamentales de la misión de Paramahansa Yogananda era «revelar la completa armonía, la unidad básica existente entre las enseñanzas del cristianismo y las del yoga, tal como fueran expresadas originalmente por Jesucristo y por Bhagavan Krishna respectivamente; y demostrar que las verdades contenidas en dichas enseñanzas constituyen los fundamentos científicos comunes a toda religión verdadera».

Para el público en general, Jesús expuso una filosofía sencilla de fe, amor y perdón. Con frecuencia hablaba en parábolas plenas de significado moral intemporal. Pero a sus discípulos cercanos, les enseñó verdades más profundas, verdades que tienen cabal correspondencia con los profundísimos conceptos metafísicos de la mucho más antigua filosofía del yoga.

Cuando los discípulos le preguntaron a Jesús: «¿Por qué les hablas en parábolas?», él les respondió: «Es que a vosotros se os ha concedido conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no. […] Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden» (Mateo 13:10-11, 13).

En su exhaustivo comentario sobre los Evangelios: La Segunda Venida de Cristo: La resurrección del Cristo que mora en tu interior, Paramahansa Yogananda ofrece una interpretación completa de las enseñanzas originales de Jesús, incluyendo el hecho de que impartió a sus discípulos las técnicas esotéricas de meditación yóguica. En la Introducción a esta obra, Yogananda escribió:

«En la actualidad, Jesucristo está plenamente vivo y activo. Ya sea en Espíritu o asumiendo a veces una forma de carne y hueso, se encuentra trabajando, invisible a los ojos de las multitudes, para ayudar a reformar el mundo. Dado que su amor abarca a todos sin excepción, Jesús no se contenta tan sólo con permanecer en el Cielo disfrutando de su conciencia bienaventurada. Él se halla profundamente preocupado por la humanidad y desea proporcionar a sus seguidores los medios para alcanzar la divina libertad que les permita entrar en el Reino Infinito de Dios. Se siente desilusionado porque, si bien los templos y las iglesias fundados en su nombre son numerosos y, muchas veces, prósperos y poderosos, ¿dónde está la comunión que él enfatizaba —el contacto verdadero con Dios—? Jesús desea que se establezcan templos, ante todo, en las almas humanas; y luego, externamente, en lugares físicos de adoración. Hay, en cambio, enormes e incontables edificios cuyas inmensas congregaciones reciben adoctrinamiento en el eclesianismo, pero son pocas las almas que se encuentran realmente en contacto con Cristo a través de la oración y la meditación profundas.

  • »Restablecer a Dios en el templo de las almas mediante el renacimiento de las enseñanzas originales sobre la comunión con Dios tal como fueron expuestas por Cristo y por Krishna es la razón de que yo fuese enviado a Occidente por Mahavatar Babaji […].
  • »El Mahavatar se encuentra en comunión constante con Cristo; ambos unidos irradian vibraciones redentoras y han planeado la técnica espiritual de salvación para esta era».

Ir a la página anterior
Volver a
«Sucesión espiritual»
Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.