|
Glosario C – D

A - B   |  C - D  |   E - G   |   H - L   |   M - P   |   R - S   |   T - Z  

 

casta: en su concepción original, no era una condición hereditaria sino una clasificación basada en las aptitudes naturales del ser humano. Éste ha de pasar, en su proceso evolutivo, por cuatro etapas distintas, que los antiguos sabios hindúes denominaron Sudra, Vaisya, Kshatriya y Brahmin. El Sudra está interesado primordialmente en satisfacer sus necesidades y deseos corporales; el trabajo físico es el que mejor se adapta a este estado de desarrollo. El Vaisya ambiciona tanto el lucro mundano como la satisfacción de los sentidos; tiene mayor capacidad creativa que el Sudra y busca ocupaciones tales como las de granjero, hombre de negocios, artista, o cualquier otra en la que su energía mental encuentre satisfacción. El Kshatriya, después de haber satisfecho a lo largo de muchas vidas los deseos propios de los estados de Sudra y Vaisya, comienza a buscar el significado de la vida; trata, por lo tanto, de superar sus malos hábitos, controlar sus sentidos y hacer lo que es correcto. Las ocupaciones de los Kshatriyas son las de nobles gobernantes, estadistas y guerreros. El Brahmin ha conquistado su naturaleza inferior, tiene una afinidad natural por las actividades espirituales y, puesto que conoce a Dios, es capaz de enseñar y ayudar a otros a liberarse.

causal (cuerpo): el hombre, en su condición de alma, es esencialmente un ser revestido de un cuerpo causal. Su cuerpo causal es una idea matriz de los cuerpos astral y físico. El cuerpo causal está compuesto de 35 elementos ideacionales que corresponden a los 19 elementos del cuerpo astral más los 16 elementos materiales básicos del cuerpo físico.

causal (mundo): tras el mundo físico de la materia (átomos, protones, electrones) y el sutil mundo astral de luminosa energía vital (vitatrones), se encuentra el mundo causal, o ideacional, del pensamiento (ideatrones). Después de que el ser humano ha evolucionado lo suficiente para trascender los universos físico y astral, pasa a residir en el universo causal. En la conciencia de los seres causales, los universos físico y astral se reducen a su esencia: pensamiento. Todo lo que el hombre físico pueda hacer en la imaginación, el hombre causal puede hacerlo en realidad, siendo la única limitación el pensamiento mismo. Finalmente, el ser humano se desprende de la última envoltura del alma —su cuerpo causal— para unirse con el Espíritu omnipresente, más allá de todos los reinos vibratorios.

centro crístico: el Kutastha o ajna chakra, situado a nivel del entrecejo y conectado directamente por polaridad con el bulbo raquídeo; centro de la voluntad y de la concentración, así como de la Conciencia Crística; asiento del ojo espiritual.

chakras: en el yoga, los siete centros ocultos de vida y conciencia situados en la espina dorsal y en el cerebro, que vitalizan a los cuerpos físico y astral del ser humano. Estos centros son llamados chakras («ruedas») porque la energía concentrada en cada uno de ellos es similar al cubo de una rueda del cual parten rayos de luz y energía vitales. Enumerados en orden ascendente, estos chakras son los siguientes: muladhara (el centro coccígeo, ubicado en la base de la espina dorsal), svadhisthana (el centro sacro, unos cinco centímetros por encima del muladhara), manipura (el centro lumbar, en el área opuesta al ombligo), anahata (el centro dorsal, en el área opuesta al corazón), vishuddha (el centro cervical, en la base del cuello), ajna (tradicionalmente localizado a nivel del entrecejo y, en realidad, directamente conectado por polaridad con el bulbo raquídeo; véase también bulbo raquídeo y ojo espiritual) y sahasrara (en la parte superior del cerebro).

Los siete centros son salidas o «puertas disimuladas», divinamente planificadas, atravesando las cuales el alma ha descendido al cuerpo y, a través de las cuales, deberá pasar nuevamente cuando ascienda mediante un proceso de meditación. El alma escapa hacia la Conciencia Cósmica subiendo siete peldaños sucesivos. En su ascensión consciente a través de los siete centros cerebroespinales abiertos o «despiertos», el alma viaja por la autopista que conduce al Infinito: la verdadera senda que el alma sigue en sentido inverso, para volver a unirse con Dios.

Generalmente, los tratados de yoga consideran chakras sólo a los seis centros inferiores, y se refieren por separado al sahasrara como el séptimo centro. A los siete centros, sin embargo, a menudo se les llama «lotos» (flores de loto), cuyos pétalos se abren —es decir, se vuelven hacia arriba— en el despertar espiritual, a medida que la vida y la conciencia ascienden por la espina dorsal.

chitta: sentimiento intuitivo; el agregado de conciencia al cual son inherentes ahamkara (ego), buddhi (intelecto) y manas (mente o conciencia sensorial).

Conciencia Cósmica: el Absoluto; el Espíritu trascendental que existe más allá de la creación; Dios Padre. También el estado de meditación denominado samadhi, en el que se experimenta la unión con Dios tanto más allá de la creación vibratoria como dentro de ella. (Véase Trinidad).

Conciencia Crística: la conciencia de Dios proyectada en forma inmanente en la creación entera. En las escrituras cristianas se le llama «el hijo unigénito», el único y puro reflejo de Dios Padre en la creación. En las escrituras hindúes se le denomina Kutastha Chaitanya o Tat, la conciencia universal, o inteligencia cósmica, del Espíritu presente en toda la creación. (Los términos «Conciencia Crística» e «Inteligencia Crística» son sinónimos, como también lo son «Cristo Cósmico» y «Cristo Infinito»). Es la conciencia universal, la unión con Dios, manifestada por Jesús, Krishna y otros avatares. Los grandes santos y los yoguis la conocen como samadhi, el estado de meditación en el cual la conciencia se identifica con la inteligencia divina existente en cada partícula de la creación; ellos sienten el universo entero como su propio cuerpo. (Véase Trinidad). 

Conciencia de Krishna: Conciencia Crística; Kutastha Chaitanya. (Véase Conciencia Crística). 

conciencia, estados de: en la conciencia mortal, el ser humano experimenta tres estados de conciencia: vigilia, sueño onírico y sueño profundo; pero no es consciente de su alma, la supraconciencia, ni tiene la experiencia personal de Dios. El hombre crístico, en cambio, sí tiene esta experiencia. De igual modo que el hombre mortal es consciente de todo su cuerpo, el hombre crístico es consciente de todo el universo y lo siente como su propio cuerpo. Más allá del estado de conciencia crística está la conciencia cósmica: la experiencia de la unidad con Dios tanto en su conciencia absoluta —más allá de la creación vibratoria— como en su omnipresencia manifestada en los mundos fenoménicos.

Cristo: el título honorífico de Jesús: Jesús el Cristo. Este término también denota la inteligencia universal de Dios inmanente en la creación (a la cual se hace referencia, en algunas ocasiones, como el Cristo Cósmico o el Cristo Infinito) o se emplea en relación con los grandes maestros que han alcanzado la unidad con esa Conciencia Divina. (El vocablo griego Christos significa «ungido», al igual que la palabra hebrea Messiah). (Véase también Conciencia Crística y Kutastha Chaitanya).

darshan: «contemplar lo divino», como por ejemplo al propio gurú; en otras palabras, la bendición que se derrama sobre quien contempla a un ser que ha alcanzado la comunión divina.

dharma: los principios eternos de justicia que sustentan toda la creación; el deber inherente al ser humano de vivir en armonía con estos principios. (Véase también Sanatana Dharma).

dhyana: (véase meditación).

diksha: iniciación espiritual; de la raíz verbal sánscrita diksh, «consagrarse». (Véase también discípulo y Kriya Yoga).

discípulo: aspirante espiritual que acude a un gurú para que él le lleve hasta Dios y, con este fin, establece una relación espiritual eterna con el gurú. En Self-Realization Fellowship, la relación gurú-discípulo se establece mediante la diksha, es decir, la iniciación en Kriya Yoga. (Véase también gurú y Kriya Yoga).



A - B   |  C - D  |   E - G   |   H - L   |   M - P   |   R - S   |   T - Z   


Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.