¿Crisis u oportunidad spiritual?

31 de marzo de 2020

Mensaje del Hermano Chidananda

Amadas almas:

A medida que los días y las semanas transcurren, y un número cada vez mayor de personas alrededor del mundo se hallan obligadas a efectuar cambios importantes en su vida a causa de la propagación del coronavirus pandémico, una y otra vez, les hacemos llegar las oraciones, el amor y la buena voluntad de todos los que residimos en los ashrams de Paramahansa Yogananda, afirmando poderosamente el lazo espiritual que compartimos. Percibimos y nos conmueven profundamente las oraciones y expresiones de amistad divina que ustedes envían, con las cuales de manera tan hermosa impregnan la familia mundial de seguidores de Paramahansaji con una tangible vibración de apoyo mutuo y fortaleza espiritual que hace resurgir el valor.

Se ha dicho que un aspecto positivo de los malos tiempos es que hacen surgir, a menudo de modo extraordinario, nuestras mejores cualidades —si lo permitimos. A través de la historia, en cualquier época de crisis, catástrofe o amenaza, podemos advertir que las personas respondieron en una de dos maneras: permitieron que los temores, limitaciones y el innoble egoísmo de su incontrolada mente y voluntad carente de adiestramiento les caracterizara; o bien, hicieron uso de esa época desafiante como una motivación para descubrir y expresar las hermosas cualidades divinas y el poder latente de su alma inconquistable.

Cada uno de nosotros puede convertir este u otro período de crisis mundial en un momento crucial en nuestro crecimiento como individuos. Transformémonos en aquellas almas que con el transcurso del tiempo al mirar en el pasado la presente etapa difícil, digamos: «Sí, fue entonces que aproveché la oportunidad para revelar y poner de manifiesto el resultado de mis años de estudio espiritual y de mis esfuerzos por perfeccionarme. Fue entonces que realicé el impulso interior de dejar de solo reflexionar en las cualidades espirituales que “algún día” esperaba alcanzar y fue así que pude expresarlas realmente».

Al verlas con los ojos de la fe y de la sabiduría espiritual, comprendemos que todas las severas dificultades que afligen a la humanidad se presentan para señalarnos las lecciones que son necesarias para acelerar la evolución espiritual de nuestro planeta. Como ya lo he mencionado en otras ocasiones, creo que la esencia de lo que la humanidad necesita en este momento de la historia, lo ha expresado Paramahansa Yogananda de manera específica y concisa en las Metas e Ideales de SRF/YSS, las cuales son universalmente benéficas y no sectarias. Si conscientemente abrazamos esta oportunidad, esta etapa no será principalmente de angustia y desaliento. Sea, por el contrario, un período en el que fuimos desafiados, y pudimos superar semejante amenaza —sea una etapa en la que logramos ejercer todo nuestro poder, momento a momento, día tras día para adoptar como propios los liberadores ideales de Paramahansaji.

Cuan bendecidos somos de que se nos hayan proporcionado en las enseñanzas de SRF/YSS las herramientas necesarias para aparecer en el campo de batalla de la vida como guerreros espirituales totalmente equipados —armados de poderosos pensamientos positivos y de la voluntad para actuar con ellos, y con el conocimiento de la poderosa influencia de la mente y el alma sobre la salud del cuerpo, con la capacidad necesaria para «vencer el mal con el bien, la melancolía con el gozo, la crueldad con la bondad, la ignorancia con la sabiduría», y con la valentía y confianza de un conquistador. Cuando las difíciles circunstancias pongan a prueba lo que hemos estudiado en la senda espiritual, permitamos que todo cuanto hemos asimilado se transforme del hecho de aprender al hecho de llevar a cabo. En ese proceso, descubriremos la fortaleza que no sabíamos que poseíamos, así como una comprensión práctica, guiada por la intuición, de las acciones acertadas que debemos tomar y (lo más importante) una creciente capacidad para amar. En aquellas situaciones que desafían nuestras fuentes externas de estabilidad en la vida, aprendamos a enfrentarnos a nuestros propios temores e inseguridades, y a ofrecerlos a Dios, en lugar de permitir que nos vuelvan irritables o impacientes con quienes nos rodean. El ejemplo de las personas amables, alegres, serenas y que interiormente meditan asiduamente, anima a otras a comportarse de igual manera. De este modo, los desafíos por los cuales atravesamos no solo benefician nuestro propio crecimiento espiritual, sino también el de aquellos que nos rodean y a la humanidad en conjunto.

Incluso con los desafíos que cada uno de ustedes afronta actualmente, yo sé que en su corazón sienten compasión por las demás almas que se hallan alrededor del mundo, cuyas vidas y seguridad se han afectado por el coronavirus pandémico. Y me siento agradecido e inspirado de que muchos de ustedes se unan a nosotros, los residentes monásticos de Self-Realization Fellowship y Yogoda Satsanga Society de la India, para orar diariamente —mas no solo por quienes necesitan curación, sino también por quienes proporcionan ayuda médica y otros servicios esenciales en diversas condiciones sociales, quienes por medio de su compasión, valor y conocimientos nos prestan ayuda a todos. Les exhorto a continuar orando, ejecutando la técnica de curación de Paramahansa Yogananda, bien sea en sus hogares o durante alguna de la numerosas meditaciones colectivas que se hallan programadas en el Centro de Meditación de SRF en línea.

Protéjanse ustedes y a los demás obedeciendo las reglas de salud e higiene que se han ordenado en su localidad; y si las reglas de «distancia social» crean un poco de tiempo adicional en su diaria rutina, úsenlo con gratitud para superarse a sí mismos y a todos aquellos con los que se pongan en contacto y puedan ayudarles mediante sus buenas acciones. Como un grupo de almas exteriormente distanciadas, pero interiormente unidas, continuemos recargándonos con la fortaleza e inspiración de la Fuente Infinita. Al sintonizar nuestra mente y corazón con la presencia de Dios, convirtiendo al Señor en la Estrella Polar de nuestra conciencia, sanos y salvos hallaremos nuestro camino de manera victoriosa a través de estos oscuros y difíciles tiempos, a la vez que llevamos a cabo nuestra parte para contribuir a la evolución espiritual en curso de la entera familia humana.

Dios y nuestro Gurú les bendigan y guíen siempre,

Hermano Chidananda

Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.