|

Mensaje de Sri Mrinalini Mata para Pascua de
Resurrección de 2016

Jesus Christ

«Bendícenos esta mañana, ¡oh Cristo!, para que comprendamos el significado universal de tu resurrección, a fin de que nuestras almas, que son reflejo de la Conciencia Crística, resuciten por siempre jamás en tu Conciencia Inmortal».

Paramahansa Yogananda  

Desde los ashrams de Paramahansa Yogananda, me complace desearte una muy feliz Pascua de Resurrección. Gurudeva nos enseñó a reverenciar el mensaje pascual de la resurrección como una afirmación eterna dirigida a todos los hijos de Dios para que seamos conscientes de que, sin importar cuán oscuras sean las nubes tormentosas de este atribulado mundo, contamos con el poder para elevarnos por encima de ellas hasta alcanzar una más vasta conciencia de la luz y la gloria de Dios.

Los avatares como el bendito Señor Jesús se encarnan para mostrarnos, mediante su ejemplo, cómo llevar una vida divina en medio de las dualidades de la creación. Ellos se han enfrentado a las obstaculizadoras fuerzas de maya, al igual que todos nosotros hemos de hacer, y las han vencido. Exteriormente, la crucifixión de Cristo parecía una derrota ignominiosa. Pero, a semejanza de un brillante rayo de luz que atraviesa la oscuridad, su resurrección fue una gloriosa victoria no sólo sobre la muerte, sino también, simbólicamente, sobre todas las limitaciones mortales: una victoria que perdura para iluminar en las almas receptivas la verdad de que no somos estos cuerpos, sino seres divinos irrevocablemente dotados con el amor, el gozo y la inmortalidad del Espíritu.

Los sagrados días de la Pascua se hallan repletos de conmovedores recordatorios del drama divino que vivió Jesús a fin de ofrecer permanente aliento e inspiración a toda la familia humana. Nuestro gurú Paramahansaji escribió: «Jesús sabía que por medio de su resurrección se demostraría la omnipotencia de Dios, en tanto que su crucifixión ejemplificaría la humildad de Dios, que desea instruir a sus hijos rebeldes e ignorantes valiéndose únicamente del amor». Por lo tanto, si se celebra de acuerdo con su verdadero significado espiritual, la Pascua de Resurrección es una época para experimentar un enorme júbilo, para tomar de nuevo plena conciencia de que una vida colmada de gozo divino es el resultado de practicar la resurrección diariamente —en nuestras actitudes y acciones, así como en la forma de relacionarnos con los demás—. Debido a que vivimos en un mundo imperfecto, es fácil centrarse indebidamente en las faltas de los demás, de la sociedad y de uno mismo. Pero si buscamos el bien —hacer el bien— y tratamos de extraer lo bueno de las diversas circunstancias que se nos presentan, conectaremos nuestra vida diaria con el poder redentor del amor de Dios en este mundo: la omnipresente Conciencia Crística.

Todos tenemos que soportar nuestras cruces particulares, pero cómo elegimos sobrellevarlas determina su efecto sobre nosotros. La verdadera victoria de Jesucristo fue el amor y el perdón que demostró en la cruz. De igual manera, en nuestras propias vidas, las experiencias contra las que se rebela el ego pueden ser liberadoras para el alma. Cuando el orgullo del «pequeño yo» es crucificado, tenemos una oportunidad de aprender la pacificadora virtud de la humildad. Cuando los demás no son amables, podemos vencer los impulsos del ego si ofrecemos a cambio bondad y comprensión. Si el cuerpo padece problemas y reaccionamos con valor y ecuánime fe en la voluntad de Dios, podemos poner de manifiesto la naturaleza heroica del alma y profundizar, a través de la entrega confiada, nuestra relación con Él. Siempre tenemos el poder de elegir la luz en vez de la oscuridad. Las elecciones que hacemos pueden transmutar nuestras cruces en instrumentos para perfeccionarnos y así resucitar la siempre bienaventurada alma de su sepulcro de conciencia mortal.

Que puedas sentir esa resurrección interior en la quietud de la meditación y al vivir en el pensamiento de Dios a lo largo de cada día. Mi oración de Pascua para ti es que el infinito amor de Cristo, en el que moran Jesús y todos los Seres Divinos, te haga tomar conciencia de tu propio ser inmortal y de las divinas cualidades de tu alma, a fin de que tu vida y tus acciones puedan realmente irradiar la belleza, la paz y la luz de Dios.


El gozo y las bendiciones de la Pascua de Resurrección sean contigo y con tus seres queridos.

Mrinalini Mata's Signature

Sri Mrinalini Mata

Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.