|
Mensaje de Sri Mrinalini Mata para Pascua de Resurrección-2013
Jesus Christ

«¡Oh Cristo!, tú has resucitado en el Espíritu. Nos llena de júbilo tu resurrección, que reafirma tu promesa de que, como hijos de Dios que hemos descendido al sepulcro del cuerpo, también nosotros volveremos a ascender al reino de nuestro Padre».

Paramahansa Yogananda

El glorioso e inspirador mensaje de la Pascua de Resurrección nos trae la seguridad de que, en medio de las incertidumbres de la vida y de las experiencias que frecuentemente confunden al corazón y al entendimiento humanos, una mano divina nos guía para que cumplamos el supremo destino que Dios ha planeado para cada uno de sus hijos: la libertad sin límites y el gozo de la unión con Él. Nuestras almas están dotadas con la capacidad de trascender todas las limitaciones mortales y manifestar la naturaleza infinita de Dios; sin embargo, a nuestra conciencia, atada a la materia e inmersa en las relatividades de este mundo, le resulta a menudo difícil aceptar esa verdad. A lo largo de los siglos, el Padre Celestial, en su infinita compasión, envía almas que comulgan plenamente con Dios como sus mensajeros divinos para la humanidad que se halla sumida en la ignorancia. Jesucristo vino a vivir entre nosotros, a compartir nuestras experiencias humanas y a hablarle a nuestros corazones y almas con el fin de exhortarnos a que resucitemos de todo aquello que nos ha hecho olvidar que también nosotros hemos sido creados conforme a la invencible imagen de Dios.

«En el mundo viviréis atribulados; pero tened buen ánimo: yo he vencido al mundo». Estas palabras de aliento pronunciadas por Jesús antes de su crucifixión se refieren a las numerosas victorias interiores que él ya había ganado y que harían posible el triunfo supremo de su resurrección física. Su ejemplo nos recuerda que la resurrección comienza en el corazón, con las victorias diarias sobre el pequeño yo o ego. En cada buena obra y determinación espiritual, en cada esfuerzo por superar una tentación o debilidad, en la meditación profunda y en el servicio que se brinda con amor, el alma en nuestro interior está haciendo realidad —con la bendición de la gracia de Dios— su propia resurrección: su reunión final con el Padre Infinito. Cuando, momento a momento, aprendemos a buscar y seguir la guía de Dios —en vez de las sugerencias del ciego ego materialista— y, por lo tanto, le confiamos más profundamente a Él nuestro bienestar, permitimos que el poder de su divino amor y voluntad impregne nuestras vidas y se convierta en nuestra Realidad primaria en lugar de las ilusorias dualidades del mundo.

La fe y determinación que necesitamos para dejar a un lado el «pequeño yo» surge en nosotros a medida que aprendemos a amar a Dios en el recogimiento de la meditación —donde su divina presencia envuelve el alma— y, también, en esa dulce relación personal que se desarrolla cuando cultivamos la conciencia de que Él está siempre con nosotros y que contamos con su bienamada compañía tanto en las alegrías como en las tribulaciones. Que en esta Pascua de Resurrección podamos todos experimentar el contacto del amor universal de Cristo, que nos despierta y resucita. Que ese amor encienda nuestros corazones, mentes y almas, dándonos el valor para soportar nuestras cruces cotidianas y la sabiduría que nos haga resucitar victoriosamente en el regazo inmortal de nuestro bienamado Padre. Ése es mi anhelo y mi oración para ti en esta Pascua de Resurrección.

Deseo para ti y para tus seres queridos una bendita y gozosa Pascua de Resurrección.

Mrinalini Mata's Signature  

Sri Mrinalini Mata

Copyright © 2013 Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.

Shop Bookstore   |   eNews   |     Donate   |   Contact Us   |   Sitemap   |   Audio Video Index   |   Privacy Policy   |   Terms of Use  
Copyright © Self-Realization Fellowship. All Rights Reserved.