|

Mensaje de Sri Mrinalini Mata en ocasión de la Navidad de 2015

 

«Me inclino ante todos, ante el Cristo Infinito que está presente en cada ser humano. ¡Oh, Cristo!, concédenos el éxtasis de tu gozo para que éste pueda acompañarnos cada día, a todas horas, en cada instante».

Paramahansa Yogananda

 

Navidad de 2015

 

Todos cuantos residimos en los ashrams de Gurudeva Paramahansa Yogananda te deseamos una Navidad llena de bendiciones. Durante esta sagrada época del año impregnada de las vibraciones del amor y gozo de Cristo, oramos para que, mediante la devoción y receptividad de tu corazón, puedas sentir la transformadora presencia de la Conciencia Crística que se encarnó en el bienamado Señor Jesús. En un mundo tan influenciado por las fuerzas divisorias de maya, ¡cuán profundamente responde nuestra alma al bálsamo de la paz y al poder unificador de la humildad y el amor que emanan de las vidas de todos aquellos que reflejan plenamente la luz de Dios! Que la realidad de esa conciencia universal te envuelva y te conceda la fe en que tú también puedes manifestar la imagen divina que mora en tu interior.

Al celebrar el aniversario del nacimiento de Jesús, honremos la siempre viviente Conciencia Crística que él expresó, mediante la renovada determinación de absorber de la escritura de su sagrada vida las cualidades que despertarán esa presencia divina en nosotros mismos. Toma ánimo de su victoria sobre todas las limitaciones humanas, y ten por seguro que con cada esfuerzo que haces por rescatar la libertad de tu alma de los dictados de los sentidos, del ego y de las circunstancias externas, estás despertando en tu interior el poder liberador de la Conciencia Crística, ganando así fortaleza para gobernar tu vida de acuerdo con las leyes del amor y la verdad. Éste es un poder que constantemente nos insta a ampliar los horizontes de la mente y el corazón. Cuando nos encontramos con personas que son muy diferentes de nosotros, la naturaleza humana tiende a centrarse en las diferencias y, a menudo, a juzgar. Pero el amor universal que irradiaban Jesús, Krishna y todos los grandes maestros muestra lo unificador que es considerar al prójimo como un hijo de Dios. Al expandirse nuestra comprensión y empatía, comenzamos a ver a los demás como parte de nuestro Ser superior y hacemos lugar en nuestra vida al poder sanador del perdón y a sentir el verdadero gozo de servir, como lo hizo Jesús. Esta época en que se celebra su nacimiento trae una mayor conciencia de las sublimes cualidades que él manifestó con tanta perfección y despierta en nosotros una mayor compasión, generosidad e impulso de tender la mano a los demás. Con ese espíritu, incluso el más sencillo de los gestos de amabilidad logra construir puentes entre las almas y puede dejar en el corazón de la otra persona la huella del amor de Dios.

Las acciones de naturaleza crística pueden elevar y cambiar nuestras vidas, pero es en el sagrado templo del silencio interior donde experimentamos más directamente la gloria de la infinita Conciencia Crística (Kutashta Chaitanya o Conciencia de Krishna, como se la conoce en las tradiciones sagradas de la India). Incluso un contacto momentáneo con este vasto océano de la presencia de Dios, que sustenta la pequeña ola de nuestra vida y nuestro ser, brinda una transformadora conciencia de la ternura indescriptible con la que Él acoge a cada alma. Nuestro Gurú ha dicho: «Dios posee un amor tan inmenso para prodigar a su devoto que ese amor haría estallar todos los límites del corazón. Cuando ese amor divino colma nuestro ser, abraza a todos en la conciencia universal del amor, el servicio y la compasión». Que ese amor divino nazca en ti como lo hizo en Jesús, y que viva en ti a través de la conciencia que surge de la meditación sintonizada con su presencia.

Les deseo a ti y a tus seres queridos una Navidad colmada de luz y gozo.

Mrinalini Mata's Signature

Sri Mrinalini Mata

Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.