|
2011 Mensaje de Sri Mrinalini Mata para Pascua de Resurrección

Easter Art 2011
Pascua de Resurrección de 2011 

«Así como Cristo resucitó, también yo resucitaré en la libertad
del Espíritu al vivir correctamente, al tratar con bondad y compasión
a los demás, y al amar a todos como amo a Dios y me amo a mí mismo».
 

Paramahansa Yogananda


El gozo de esta sagrada época en que se celebra la resurrección de Cristo abre nuestro corazón a percibir de nuevo la bendición que su gloriosa victoria ha prodigado a las multitudes a lo largo de los siglos. Nuestra alma responde a ese triunfo sobre todas las limitaciones humanas porque dicha victoria despierta en nosotros el conocimiento latente de nuestra propia naturaleza inmortal e infinita. Dentro de cada ser humano mora la gloriosa y eternamente viva imagen de Dios. A través de las vidas de los grandes seres como Jesucristo, en quienes la divinidad y la omnipotencia de Dios se revelan plenamente, Dios nos llama a cada uno de nosotros para que resucitemos de todo cuanto nos impida expresar la inmanencia de su infinito poder y bendiciones, para que resucitemos de una existencia ligada al ego y a la materia hasta alcanzar las ilimitadas cualidades divinas y la dicha del Espíritu.

Al reflexionar sobre los últimos días de Jesús, nos conmovemos ante ese amor que sobrepasa el entendimiento humano y que él manifestó incluso hacia quienes cruelmente le maltrataron. Al hallarse en comunión con el amor crístico que mantiene unido al universo, él tenía tanta fortaleza interior que ni siquiera todo el régimen de Roma podía despertar enemistad en su corazón. Tal vez no se nos llegue a poner a prueba hasta ese extremo, pero también se espera de nosotros que, como hijos de Dios, nos sintonicemos con el Padre Celestial, cuyo amor abraza a cada alma y transforma tanto a quienes lo dan como a quienes lo reciben. Diariamente se nos presentan oportunidades para que nuestra conciencia resucite de los resentimientos, para ofrecer bondad a cambio de crueldad, para permanecer libres de ira incluso cuando hemos de defender con firmeza los principios. Gurudeva Paramahansa Yogananda decía: «Cuando uno se niega rotundamente a dar una bofetada en respuesta a otra bofetada y no permite que la animosidad anide en su ser, desarrolla en su corazón el inmenso poder del amor. Ese amor y su concomitante capacidad de perdón constituyen el primer brote de la dicha de Dios».

El amor de Cristo, que es el único capaz de sanar toda herida y hacer reinar la armonía en nuestro propio ser y­ en nuestras relaciones con los demás, florece en nuestro interior cuando nos tomamos tiempo a diario para entrar en el templo de silencio del alma, donde carecen de influencia las dualidades de este mundo y las emociones que éstas provocan. Cuando el corazón se expande para recibir la paz y el ilimitado amor de Dios, se vacía de animosidad y egocentrismo y se llena de empatía hacia todos. Que esa conciencia, en la cual han vivido Jesús y otras almas que alcanzaron la unión con Dios, experimente una resurrección pascual en tu interior: una gozosa renovación de la sintonía con Dios de tus pensamientos y acciones, en esta sagrada época y siempre.

Deseo para ti y para tus seres queridos una bendita Pascua de Resurrección.

Mrinalini Mata's Signature
 

Sri Mrinalini Mata

Copyright © 2011 Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados. 

A Meditation on Resurrection [English]  

Shop Bookstore   |   eNews   |     Donate   |   Contact Us   |   Sitemap   |   Audio Video Index   |   Privacy Policy   |   Terms of Use  
Copyright © Self-Realization Fellowship. All Rights Reserved.