|

Mensaje del Hermano Chidananda en ocasión del Año Nuevo

Año Nuevo de 2018

«En este año nuevo, soy una persona nueva. Reformaré mi conciencia una y otra vez, hasta que haya expulsado toda la oscuridad de la ignorancia y logre manifestar la resplandeciente luz del Espíritu, a cuya imagen estoy hecho».

Paramahansa Yogananda

Al entrar en el año nuevo, llenos del gozo y la inspiración de la sagrada época navideña, quiero transmitir a nuestra familia espiritual y amigos mi agradecimiento por aumentar el gozo de la Navidad que en los ashrams de Gurudeva Paramahansa Yogananda sentimos con sus amorosas felicitaciones recibidas desde todas partes del mundo. Estamos profundamente conmovidos por sus numerosas expresiones de amabilidad que nos llegan durante estas fechas y a lo largo de todo el año, y apreciamos esos reconfortantes recordatorios del vínculo espiritual que compartimos en el amor de Dios y el Gurú. Sepan que oro por todos para que Dios bendiga sus esfuerzos a fin de alcanzar las nobles metas que se hallan más cerca de su corazón y manifestar cada vez más la imagen divina que mora en su interior.

Cada año nos trae nuevamente una maravillosa oportunidad de descubrir dentro de nosotros el don divino de la libertad para ser dueños de nuestro propio destino. No es preciso seguir automáticamente los senderos trillados de los arraigados hábitos y tendencias del pensamiento que son improductivos, ni desviarnos de nuestros ideales a causa de los impulsos de los sentidos, del ego o del ambiente mundano. Mediante el poder del discernimiento y una voluntad recargada con el vigorizante pensamiento de un nuevo comienzo en este año entrante, podemos reajustar nuestro enfoque y abrir nuevos caminos que revelarán los potenciales ocultos de nuestra alma. Has de saber que ni el pasado puede detenerte ni el futuro intimidarte. Puedes escoger vivir conscientemente en el presente y avanzar con la confianza de que los recursos infinitos están a tu disposición.

Guruji nos alentaba a establecer nuestro rumbo para el año nuevo por medio de la introspección y la meditación a fin de sintonizar nuestra conciencia con la vasta y sustentadora conciencia de Dios y, luego, usar sus divinos dones del poder del pensamiento y de la voluntad para tomar las riendas de nuestra vida. Un primer paso vital consiste en limpiar la mente de inseguridades, de pesares por los errores del pasado y de cualquier otra forma de pensamiento negativo. Al desechar esos obstáculos, afirma e imprime en tu despejada conciencia la cualidad positiva que desees manifestar o la meta provechosa que quieras alcanzar. Gurudeva nos ha dicho: «Puedes implantar de inmediato en tu conciencia cualquier tendencia, siempre y cuando imprimas en tu mente un potente pensamiento. Entonces tus acciones y todo tu ser obedecerán ese pensamiento». Al aplicar con calma, paciencia y perseverancia el poder activador de la voluntad —encontrando cada día maneras de recordarte el objetivo específico por el que estás luchando—, verás que lo que has afirmado se convierte en realidad.

Recuerda también que no estás solo en tus esfuerzos. Cuando en la quietud de la meditación diaria establezcas contacto con Aquel que es la Fuente de todo poder para alcanzar cualquier logro, percibirás cada vez más su divino poder palpitando detrás de tus pensamientos, su poderosa voluntad divina reforzando tu voluntad, y su divino amor y sabiduría guiándote. Guruji nos ha dicho: «Cada minuto es un vínculo entre Dios y tú». Al vivir percibiendo esa verdad, descubrirás que un silencioso río de paz fluye bajo la superficie de tu conciencia, nutriendo todo tu ser y tus nobles aspiraciones. Mediante tu propia transformación interior y el desarrollo de las cualidades de tu alma, ayudarás a despertar el bien en los demás y los alentarás a descubrir y manifestar también su verdadero Ser divino.

Deseo para ti y tus seres queridos un feliz año nuevo colmado con el amor y las incesantes bendiciones de Dios.
Hermano Chidananda

Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.