|

Mensaje de Hermano Chidananda
para Pascua de Resurrección de 2019

Jesus Christ

«Contempla tu Ser inmortal resucitado con Cristo en la esclarecedora Luz de la Conciencia Crística, que se halla presente en cada alma, en cada flor, en cada átomo».

Paramahansa Yogananda

El gozoso mensaje pascual de la resurrección de Jesucristo nos recuerda nuevamente su gloriosa victoria sobe toda limitación de la vida mortal y nos alienta, a cada uno de nosotros, a despertar la libertad, el poder y el gozo ilimitados que moran dentro de nuestra alma. Al reflexionar sobre la divina vida de Jesús, pueda su ejemplo inspirarte y fortalecer tu confianza en que la luz universal de la Conciencia Crística que se manifestó en él se halla también en tu interior. Esa luz está esperando ser resucitada de los confines del ego, a fin de eliminar la cubierta de ignorancia que se ha acumulado al tratar con el mundo exterior de la dualidad y con el entorno interior creado por uno mismo y constituido por los hábitos y pensamientos limitantes a los que la mayoría de las personas se acostumbran.

Dios creó nuestras almas conforme a la hermosa imagen de su divino amor y bondad, y nos ha concedido a cada uno de nosotros el poder de manifestar esa imagen en nuestras vidas. La omniabarcante conciencia de Jesús reflejaba perfectamente ese amor crístico, que va más allá del pequeño círculo de los seres queridos que nos rodean, para incluir a todos los hijos de Dios. Él no juzgaba a la gente por su nacionalidad o su condición social, ni rechazaba a quienes habían errado. Incluso en la cruz, pidió el perdón para sus enemigos. Contemplar y respetar a Dios en todo y en todos es una manera maravillosa de expandir nuestra conciencia humana en pos de la conciencia divina. Cada vez que buscamos comprender a alguien cuyas opiniones difieren de las nuestras, o expresamos consideración por las necesidades de los demás, ampliamos los horizontes de nuestra mente y acrecentamos la compasión de nuestro corazón. Gurudeva Paramahansa Yogananda decía: «Una de las mayores victorias sobre el pequeño ser radica en estar seguro de tu capacidad para ser considerado y prodigar amor, en saber con seguridad que nadie puede hacerte actuar en forma diferente ». El mundo piensa que el poder radica en la capacidad de controlar a los demás. Pero las almas que, como Cristo, han alcanzado la unión con Dios demuestran que no existe mayor poder que el de controlar nuestra propia conciencia de acuerdo con la voluntad de Dios y sus divinas leyes de amor y verdad. Cuando seguimos ese ejemplo, ya no necesitamos que nuestra autoestima dependa del voluble mundo de maya, ni ser gobernados por el miope ego, pues conocemos la seguridad interior y la libertad que provienen de una mente serena y una conciencia en paz. Ése es el estado de conciencia en el que vivía Jesús.

El florecimiento máximo de nuestro potencial inmortal se presenta cuando, con un anhelo cada vez más profundo, comulgamos con Dios en el silencioso templo del alma. Cada esfuerzo devocional que hacemos por estar en contacto con esa Presencia Divina que mora en nuestro interior nos acerca más a resucitar de la conciencia humana hasta alcanzar la Conciencia Crística. Al sentir siquiera un contacto momentáneo en nuestro corazón con el amor de Cristo que todo lo satisface, encontramos en nuestro interior una profunda seguridad y confianza, sabiendo que estamos en las amorosas manos de Aquel que nos creó a su divina imagen de inmortalidad y gozo.


Que el amanecer de esa conciencia en tu alma sea tu bendito despertar
en la Pascua de Resurrección.

Hermano Chidananda

Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.