|

La meditación y el Kriya Yoga

«Olvida las debilidades mortales que surgen de tu ensueño. Despierta y percibe que tú y Dios son uno». 

        Paramahansa Yogananda

¿Qué es la meditación?

La meditación es la ciencia que enseña a unir de nuevo el alma con el Espíritu Infinito o Dios. Si usted medita con regularidad y profundidad, despertará su alma, es decir, la inmortal y bienaventurada conciencia divina que se encuentra en lo más íntimo de su ser.

Los beneficios de la meditación

Los beneficios de la meditación son múltiples. Cuando se practica con regularidad, tienen lugar unas transformaciones sutiles en el cuerpo, en la mente y en lo más recóndito de la conciencia. Algunos de esos beneficios se experimentan enseguida; otros van revelándose progresivamente, y tardan algún tiempo en resultar evidentes.

  • Uno de los primeros frutos de la meditación es la paz interior. Junto a ella, llega desde lo más profundo del ser mayor claridad, comprensión y guía.

  • La meditación aporta objetividad y conocimiento intuitivo para abordar los problemas que surgen en el transcurso de la vida cotidiana. Mejora la propia concentración, y también la eficiencia y la actitud hacia el trabajo.

  • Proporciona mayor armonía y gozo en las relaciones y vida de familia, pues despierta la capacidad de dar ―y de recibir― amor incondicional.

  • Armoniza la fuerza vital en el cuerpo: elimina el estrés perjudicial y estimula la salud y la vitalidad.

  • Y, lo más importante, ayuda a la propia conciencia a estar en consonancia con la Divinidad, lo que confiere seguridad y felicidad inquebrantables en medio de todas las circunstancias de la vida.

Esos resultados se obtienen mediante el esfuerzo sincero y la firme voluntad de continuar esforzándose hasta alcanzar el principal objetivo de la vida: la dicha eternamente renovada y la unión con Dios a través de la realización del Ser.

 

La meditación yóguica es el modo más eficaz de abrirnos al infinito potencial del alma. No es un vago proceso mental de pensamientos o consideraciones filosóficas. Es el medio directo de retirar la atención de las distracciones de la vida y de acallar los turbulentos e inquietos pensamientos que nos impiden conocer nuestro verdadero Ser: la maravillosa esencia divina que somos realmente. Mediante la disciplina de la meditación, aprendemos a concentrarnos en nuestro interior y descubrimos en él paz y gozo inquebrantables.

A medida que se progresa en la meditación, la experiencia de paz y gozo que proviene del alma va siendo cada vez mayor. En los estadios más elevados, el alma percibe su completa unidad con Dios. Éste es el objetivo de la meditación: la extática, supraconsciente y bendita comunión divina, llamada samadhi.

Paramahansa Yogananda enseñó unas poderosas técnicas de meditación como parte de la ciencia del Kriya Yoga, las cuales se encuentran en las Lecciones de Self-Realization Fellowship. Cualquier persona que desee aprender las más elevadas técnicas de meditación y disfrutar de sus beneficios encontrará en dichas lecciones apoyo y ayuda inapreciables para toda la vida.

Si usted todavía no se ha suscrito a las Lecciones de Self-Realization Fellowship, en estas páginas encontrará algunas instrucciones básicas para meditar, que podrá poner en práctica enseguida, y comenzar así a experimentar la paz y la conciencia de la Divinidad procedentes de la meditación.








Pasajes de los escritos de Paramahansa Yogananda:

«Aunque seas capaz de hacerlo todo excepto meditar, jamás encontrarás un gozo semejante al que se presenta cuando los pensamientos se han aquietado y tu mente se ha sintonizado con la paz de Dios».

   Paramahansa Yogananda,
                   Lecciones de SRF               

 

«La meditación —aquella ciencia cuyo objetivo es la realización de Dios— es la más práctica de todas las ciencias del mundo. La mayoría de las personas desearía meditar si comprendiera el valor de la meditación y experimentase sus beneficiosos resultados. El propósito esencial de la meditación es tomar plena conciencia de Dios y de la eterna identidad del alma con Él. ¿Existe acaso algún logro más significativo y provechoso que el de unir nuestras limitadas facultades humanas a la omnipresencia y omnipotencia del Creador? La realización divina confiere a quien medita múltiples bendiciones: la paz, el amor, el gozo, el poder y la sabiduría de Dios.

»En la meditación se utiliza la concentración en su forma más elevada. La concentración consiste en liberar la atención de las distracciones, para enfocarla en cualquier pensamiento que se desee. La meditación, en cambio, es aquel tipo especial de concentración en la cual la atención se ha liberado del estado de inquietud y se enfoca solamente en Dios. La meditación, por lo tanto, es la concentración utilizada con el solo propósito de conocer a Dios. […]

»La primera manifestación de la presencia de Dios consiste en un sentimiento de paz inefable, que luego se transforma en un gozo humanamente inconcebible. Una vez que hayas establecido contacto con la Fuente de la verdad y de la vida, la naturaleza entera te obedecerá.

»Al encontrar a Dios en tu interior, le encontrarás también a tu alrededor, en todos los seres y en todas las circunstancias».

Paramahansa Yogananda, 
Meditaciones metafísicas     

 

Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.