|
Paramahansa Yogananda trata sobre la Conciencia Crística y la resurrección

 La Segunda Venida de Cristo (Volumen III)

Contempla tu Ser inmortal resucitado con Cristo en la esclarecedora Luz de la Conciencia Crística, que se halla presente en cada alma, en cada flor, en cada átomo.

Sé uno con la Conciencia Crística 

Cuando abrimos los ojos internos de la sabiduría del alma, contemplamos la omnipresente Luz Divina. Dentro de esta Luz se halla la conciencia de Cristo, el «Hijo» o reflejo puro de Dios presente en todos los rincones del universo. Esta Conciencia Crística, el Cristo Infinito, es el amor e inteligencia de Dios, que está llamando a la puerta de los cerrados párpados de nuestra alma y nos exhorta a mirar esa Luz interior, pues lo único que necesitamos es verla y, entonces, comprobaremos que toda ignorancia y diferencia se desvanece. Para quien ha abierto el ojo interior, todo es Uno.

La resurrección significa que el Espíritu universal, presente en toda la creación en forma de Conciencia Crística, está resurgiendo constantemente, es decir, despierta o se manifiesta en todo momento. Cuando erradicas la ignorancia y abrigas pensamientos nobles, Cristo resucita dentro de ti —la Conciencia Crística, manifestada plenamente en Jesús, despierta en tu interior.

La resurrección no es el poder del Espíritu presente únicamente en el cuerpo de Jesús; el Espíritu mora en cada uno de nosotros. Ni es preciso que el hombre muera para que el Espíritu resucite. La resurrección física de Cristo fue sólo una parte de la lección de su vida. Cada vez que dejas de lado una debilidad y te sientes feliz por ser bueno, Cristo resucita nuevamente. Puedes traer la Conciencia Crística a tu interior ahora mismo.

Resucita tu calma, que se halla sepultada bajo los escombros de la inquietud; resucita tu sabiduría, que permanece oculta bajo la mortaja de la ignorancia mundana; resucita tu amor, que está enterrado bajo el suelo de los mundanos apegos humanos —el limitado amor a la familia, a la sociedad y al país—, y transfórmalo en amor divino por todos.

Para encontrar al verdadero Cristo debes expandir tu conciencia, como hizo Jesús. […] La manera física de practicar las enseñanzas de Cristo supone tratar a todas las personas como hijos de tu propio Padre, y la manera espiritual consiste en meditar hasta sentir el vasto gozo de Dios a través de la Conciencia Crística. La hermandad universal no se manifestará hasta que, por medio de tu concentración y devoción más profundas, te alejes de todos los pensamientos y sentimientos perturbadores, entres en el templo de tu alma —donde el infinito gozo de Dios se expande hasta envolver el mundo— y comprendas que ese Gozo es la única realidad existente.

La resurrección de Jesús a la luz del Kriya Yoga  

Entendemos la resurrección en su verdadera dimensión cuando llegamos a comprender la ciencia del yoga, que con toda claridad define los principios subyacentes que utilizó Jesús para resucitar su cuerpo crucificado y conducirlo a la libertad y la luz de Dios. […]

Pocos comprendieron la resurrección de Jesús, y una gran mayoría no creyó en ella, aun cuando él apareció en forma visible ante cientos de personas y no sólo ante sus discípulos cercanos. En aquellos días, la gente sólo pudo entender que Jesús había muerto y que después estaba vivo, pero no comprendían el arte y la ciencia de la ascensión y resurrección tal como se define en las inmemoriales escrituras del Yoga. Ninguna otra ciencia ha descrito en detalle el descenso del alma —la conciencia individualizada de Dios— hasta encarnarse en el hombre, y su ascenso evolutivo y espiritual para regresar al Espíritu. Después de hallarse perdida durante las épocas oscuras, la ciencia del Kriya Yoga ha resurgido en la época moderna como un método específico para acelerar la evolución espiritual de la conciencia humana y abrir el camino cerebroespinal interior de la ascensión.

Oración y afirmación para la mañana de Pascua
 

«Cristo Celestial, satura nuestra conciencia con tu conciencia. Concédenos un nuevo nacimiento en Ti».

Afirma y siente:

«Padre Celestial, despiértame en la Conciencia Crística.
Cristo y yo somos uno.
El gozo y yo somos uno.
La paz y yo somos uno.
La sabiduría y yo somos uno.                         
El amor y yo somos uno. 
La dicha y yo somos uno.
Cristo y yo somos uno. Cristo y yo somos uno. Cristo y yo somos uno».

 

Leer más sobre la Conciencia Crística y la resurrección en el comentario que escribió Paramahansa Yogananda acerca del Nuevo Testamento:

  La Segunda Venida de Cristo: La resurrección del Cristo que mora en tu interior (Volumen III)

Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.