|
Orientaciones de Paramahansa Yogananda para estos tiempos de crisis económica

Introducción

Frente a la crisis económica actual, muchas personas en todo el mundo están tratando de comprender, y buscan orientación para encontrar el mejor modo de seguir adelante, ellas y sus familias.

Hace más de medio siglo, Paramahansa Yogananda describió los cambios por los que pasaría el mundo como parte de su transición hacia una era más elevada, más espiritual. Aunque no dio una fecha exacta, ofreció gran cantidad de consejos espirituales y recomendaciones prácticas para afrontar el desafío de estos tiempos.

El gurú de Paramahansaji, Swami Sri Yukteswar, puso de manifiesto en su libro, La ciencia sagrada, que la Edad Atómica (Dwapara Yuga) es una nueva etapa ascendente en la vida de nuestro planeta. No obstante, Paramahansaji señaló que la influencia de la Edad Oscura (Kali Yuga), que es justo la inmediata anterior, todavía pesa en gran medida en la civilización contemporánea. Los modelos de pensamiento creados durante miles de años de intereses materialistas se reflejan en las múltiples y variadas costumbres, tradiciones y supersticiones que separan a un hombre de otro, a una nación de otra. Paramahansaji predijo que, en tanto la humanidad no acabara de deshacerse del engaño y la falta de armonía de la vieja edad, habría grandes vicisitudes en la suerte de las sociedades y de las naciones, y, posteriormente, un período de progreso sin precedentes en todo el mundo

Resumiendo el consejo de Paramahansa Yogananda respecto a este tema, la reverenda Sri Daya Mata ―que fue nuestra tercera presidenta y una de sus primeras y más cercanas discípulas― dijo:

«Paramahansa Yogananda nos hizo comprender que cuando las condiciones del mundo o de las civilizaciones experimentan cambios significativos, en el fondo existe siempre una causa sutil —la acción oculta de la ley del karma—, que opera no sólo en el plano individual, sino también a escala masiva sobre los asuntos internacionales. Así como al afrontar los desafíos de nuestra vida personal la actitud correcta es preguntarnos: “¿Qué debo aprender de esta situación?”, de igual modo el mundo en su conjunto también necesita comprender las lecciones que Dios desea que asimilemos en esta precisa etapa de nuestra evolución.

»La humanidad debe abrazar el arte de desarrollar una vida espiritual equilibrada y aprender a convivir como una familia global. Las presiones a las que nos vemos expuestos y los estados de ansiedad que nos agobian en esta era de vertiginosos avances tecnológicos nos obligarán, tarde o temprano, a aprender estas lecciones.

»Paramahansaji lo predijo hace ya muchos años, y nos advirtió en reiteradas oportunidades: “Llegará un día en que el mundo deberá retornar a un modo de vida sencillo. Es necesario simplificar nuestra vida para dedicarle tiempo a Dios. Es preciso que la humanidad aprenda a vivir en completa hermandad, porque a medida que la civilización evolucione hacia una era más elevada nos daremos cuenta de que el mundo se torna cada vez más pequeño. El prejuicio y la intolerancia deben desaparecer”.

»Jesús dijo: “Todo reino dividido contra sí mismo quedará asolado”. La ciencia ha acercado tanto a las naciones, que este mundo —que alguna vez fue considerado inmenso— se asemeja cada vez más a un hogar en el que todos sus miembros se relacionan entre sí y cada uno depende de los demás. Considerando cuán difícil es, incluso para una pequeña familia, permanecer unidos en medio de las tendencias de disgregación de nuestros tiempos, ¿existe alguna esperanza de unidad para el mundo en su conjunto? ¡La respuesta es sí! —tanto para las familias individuales como para las relaciones entre los miembros de la familia global de naciones—, siempre que dediquemos tiempo a cultivar aquellas metas y valores que conducen a la paz verdadera y a la comprensión espiritual».

 

 
1 de 6
Ir a la página siguiente

Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.