|
La intuición: discernimiento del alma

Pasajes de los escritos de Paramahansa Yogananda  

La intuición es la guía del alma, que surge espontáneamente en el hombre durante esos momentos en que su mente se encuentra calmada. […] La meta de la ciencia del yoga es aquietar la mente, para que pueda escuchar sin distorsión alguna el infalible consejo de la Voz Interior.

«Resuelvan todos sus problemas a través de la meditación [decía Lahiri Mahasaya]. Pónganse en armonía con la activa Guía Interior; la divina voz posee la respuesta para cada uno de los dilemas de la vida. Aun cuando el ingenio del hombre para buscarse dificultades parece ser inagotable, el Auxiliador Infinito no es menos ingenioso».

Al desear que dependamos exclusivamente de Él, Dios no quiere decir que tú no debas pensar por ti mismo, pues Él espera que hagas uso de tu iniciativa. La idea es la siguiente: si no buscas primero la sintonía consciente con Dios, te desconectas de la Fuente y, por lo tanto, no puedes recibir su ayuda. Pero si acudes a Él en primer lugar, para todas las cosas, Él te guiará; el Señor te revelará cuáles son tus errores, de modo que puedas reformarte y cambiar el curso de tu vida.

Recuerda: mucho mejor que un millón de razonamientos mentales es sentarse y meditar en Dios hasta que sientas la calma en tu interior. Luego, dile al Señor: «No puedo resolver mi problema yo solo, ni aun disponiendo de miríadas de pensamientos diferentes; pero puedo resolverlo si lo coloco en tus manos y pido, en primer lugar, tu guía y, luego, analizo sus diversos ángulos para encontrar una posible solución». Dios ayuda a los que se ayudan a sí mismos. Cuando tienes la mente en calma y rebosante de fe, después de orar a Dios en meditación, te resulta posible ver diversas respuestas a tus problemas; y gracias a que tu mente está en calma, eres capaz de elegir la mejor de las soluciones. Pon en práctica esa solución y encontrarás el éxito. En esto consiste aplicar la ciencia de la religión a tu vida diaria.

El cultivo de la calma intuitiva requiere el desenvolvimiento de la vida interior. Cuando la intuición se halla suficientemente desarrollada, aporta una comprensión inmediata de la verdad. Esta prodigiosa experiencia está a tu alcance, y la meditación es el camino para obtenerla.

«La vida humana está sobrecargada de tristeza, hasta que aprendemos cómo armonizarnos con la Voluntad Divina, cuya “vía correcta” es con frecuencia desconcertante para la inteligencia del ego [dijo Sri Yukteswar]. Únicamente Dios puede dar un consejo certero. ¿Quién sino Él lleva la carga del cosmos?».

Cada mañana y cada noche, sumérgete en el silencio, es decir, en la meditación profunda, pues la meditación es la única vía para discernir entre la verdad y el error.

Aprende a seguir los dictados de tu conciencia: la divina facultad del discernimiento que existe en tu interior.

Dios es el susurro que escuchas en el santuario de tu conciencia y es, también, la luz de la intuición. Tú sabes cuándo estás obrando mal: todo tu ser te lo dice, y ese sentimiento es la voz de Dios. Si no le escuchas, Él se queda callado. Pero cuando despiertes de la ilusión y desees actuar correctamente, Dios te guiará.

Si sigues con fidelidad y constancia la voz interior de la conciencia, que es la voz de Dios, te convertirás en una persona auténticamente virtuosa, en un ser profundamente espiritual, en un hombre de paz.

Cuando conozcamos al Padre Celestial, tendremos las respuestas, no sólo a nuestros propios problemas, sino a los que acosan al mundo. ¿Por qué vivimos y por qué morimos? ¿Cuál es la razón de los sucesos actuales y la de los pasados? Dudo que alguna vez llegue a la tierra un santo que responda todas las preguntas de todos los seres humanos. Pero en el templo de la meditación, cada enigma de la vida que inquiete nuestros corazones será resuelto. Cuando establezcamos contacto con Dios, aprenderemos las respuestas a los acertijos de la vida y encontraremos solución a todas nuestras dificultades.


Oraciones y afirmaciones

Padre Celestial, tu vida cósmica y yo somos uno. Tú eres el océano y yo soy la ola: somos uno.

Exijo mi divina herencia, sabiendo intuitivamente que todo poder y toda sabiduría existen en mi alma en forma innata.

Dios mora en lo más recóndito de mi razón, guiándome hacia la meta correcta hoy y todos los días.

¡Oh Padre, Madre, Amigo, Bienamado Dios!, yo razonaré, yo querré, yo actuaré, pero guía Tú mi razón, mi voluntad y mi actividad, hacia lo que debo hacer.


Para ahondar más en este tema:

 

Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.