|
El Óctuple Sendero del Yoga

El Bhagavad Guita y los Yoga Sutras de Patanjali        

El yoga, la ciencia eterna que subyace a todas las religiones verdaderas, consiste en una serie de pasos precisos que llevan al alma a percibir su unión con el Espíritu.  

El maestro divino Krishna y su discípulo ArjunaEl Bhagavad Guita, que constituye un sagrado diálogo entre el maestro divino Krishna y su discípulo Arjuna, es la más amada de las escrituras de la India acerca del yoga, tal como explica Paramahansa Yogananda en su traducción y comentario definitivos publicados en inglés en dos volúmenes: God Talks With Arjuna: The Bhagavad Gita — Royal Science of God-Realization [Dios habla con Arjuna: El Bhagavad Guita —la ciencia suprema de la unión con Dios].

La esencia del sendero del yoga fue formulada en forma sistemática por el antiguo sabio Patanjali en sus breves y maestras exposiciones, los Yoga Sutras. Paramahansa Yogananda ha escrito:

«No se conoce con exactitud en qué período vivió Patanjali, aunque muchos eruditos lo sitúan en el siglo II a. C. Sus célebres Yoga Sutras presentan, en una serie de breves aforismos, la esencia condensada de la sumamente vasta y compleja ciencia de la unión con Dios. Allí formula de manera tan bella, clara y concisa el método para unir el alma con el Espíritu indiferenciado, que generaciones de sabios y eruditos han reconocido los Yoga Sutras como el más importante de los tratados antiguos acerca del yoga».

El sistema yóguico descrito por Patanjali se conoce como el Óctuple Sendero, que conduce a la meta final de la unión con Dios.


El Óctuple Sendero del Yoga expuesto por Patanjali:

  1. Yama (la conducta moral): abstenerse de herir a los demás, de mentir, de robar, de comportarse licenciosamente y de codiciar.
  2. Niyama (las observancias religiosas): la pureza de cuerpo y mente, el contentamiento en toda circunstancia, la autodisciplina, la introspección (contemplación) y la devoción a Dios y al gurú.
  3. Asana: la postura correcta.
  4. Pranayama: el control del prana, las sutiles corrientes vitales presentes en el cuerpo.
  5. Pratyahara: el recogimiento interior que resulta de retirar los sentidos de los objetos externos.
  6. Dharana: la concentración intensa; fijar la mente en un solo pensamiento u objeto.
  7. Dhyana: la meditación, la absorción en la vasta percepción de Dios en uno de sus infinitos aspectos —Bienaventuranza, Paz, Luz Cósmica, Sonido Cósmico, Amor, Sabiduría, etc.—, que se manifiesta de forma omnipresente en todo el universo.
  8. Samadhi: la experiencia supraconsciente de la unidad del alma individual con el Espíritu Cósmico.

Copyright © Self-Realization Fellowship. Todos los derechos reservados.